¡Qué manía con apretujarse!

https://i2.wp.com/img510.imageshack.us/img510/1488/playa1yn5.jpg

¿No os habéis fijado, que se esté en cualquier sitio, prácticamente vacío, tan ricamente, viene algún aguafiestas a colocarse justo al lado?

Yo me pregunto la razón por la que uno necesite su espacio vital si va en un vagón de metro atestado y en cambio esa necesidad casi compulsiva de sentarse a un metro en una playa, prácticamente vacía.

Hoy, sin ir más lejos, quería tomar un café ojeando el periódico tranquilamente, por eso he elegido un bar que he visto casi vacío. Me he puesto en una mesa, de dos, por aquello de no fastidiar, si de repente venía una tromba de gente. No era tenía buena luz, no era la parte más bonita, ni la más cómoda, vamos, que no era la mejor, perooooooo… al minuto de estar allí acomodada ha llegado un grupo de cuatro personas. ¿Dónde se han sentado?, detrás de mi, respaldo con respaldo. En otra mesa, que tampoco era la más amplia y ¡eso que había otras cinco para elegir, todas ellas mucho mejores!

Y mientras oía la vida y milagros que una voz chillona había decidido que por huevos tenía que enterarme de su vida, yo recordaba la época de la universidad, cuando mi amiga Ángeles me contaba toda divertida, que le encantaba ir con mis amigos en la uni, porque como eran unos pintas, la peña se apretujaba al otro lado del tren y ella iba toda cómoda a su lado. Claro, mis amigos eran unos pintas (algunos aún lo son) y en ese momento, no pude por menos que pensar… “Si quieres que respeten tu espacio vital, ¡pon un “pintas” en tu vida!”

Anuncios

4 comentarios en “¡Qué manía con apretujarse!

  1. Y sin embargo, yo, como usuario durante muchos años del transporte público, he podido observar cómo se cumplía el principio de exclusión de Pauli en los autobuses en los que bajaba a Madrid.

    En cada grupo de dos asientos, iba sólamente una persona, maormente a la parte del pasillo, pa más joder, y además aparentando ir dormida.

    Con lo que mucha gente, por no molestar a la bella (o bello) durmiente, se agolpaba en el pasillo, de pie, habiendo asientos vacíos, durante los treinta y tantos quilómetros entre Galapagar y Madrid.

    Besos

    1. Mira, Julio, ¡ni jarta vino! voy yo a sacrificarme, por alguien que demuestra semejante nivel de egoismo… ¡¡¡yo los despertaba aposta!!!

      Muaks 😉

  2. to esto está mu bien………..pero tu que coño hacías tomando un café en un bar y leyendo el periódico en horario de oficina??????????????????????? joder, lleva tres días y ya está de escaqueo………….y encima, exigiendo espacio!!!!

    PD. lo mejó pa estos casos es directamente NO LAVARSE!!! jijijiji

    1. Una que de “momento” se pude rascar bastante el chichi, aunque visto lo visto y cómo lo estás pagando tú, miedo me da, aunque… ¡¡¡qué nos quiten lo bailao!!!…

      En cuanto a lo de no lavarse, no se trata de joderte a tí mismo, para conseguir que el personal sea algo más respetuoso…

      Muaks :mrgreen:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s