13 de Enero de 2008: Casi casi por el principio…

13 Ene 2008

Casi casi por el principio…

Escrito por: Cuenta Cuentos el 13 Ene 2008 – URL Permanente

 

Cuando Itziar abrió los ojos estaba desorientada. Había demasiada luz, su cama era demasiado dura. De repente, se dio cuenta y exclamó: “¡lo he hecho! ¡estoy aquí!”, ella misma no se lo podía creer, por fin estaba allí. Atrás se habían quedado los miedos, las indecisiones. La familia y los amigos, todos opinando sobre su propia vida. Todos sabiendo mejor que ella, qué era lo mejor para ella. Y la verdad, es que ella no lo discutía, puede que sus opiniones tengan más base de realidad, pero como les terminó diciendo, mi vida es mía y si no hago esto sé que me arrepentiré toda mi vida. Así que, lo voy a hacer y si me estrello, ya me levantaré. Y ante estas palabras, todos se quedaron callados. El único que dijo algo más fue su hermano, que le dijo, pues nada, nena, adelante y suerte, yo estoy para lo que tú necesites. Así que no hay nada como como un hermano, para levantar la moral en el momento en que más enfadada, triste, emocionada, insegura, segura, estaba.

Mientras miraba el cielo azul se dio cuenta de que tenía el saco todo retorcido y que casi no se podía mover. También observó el sitio en el que decidió dormir la noche anterior. Tenía un árbol cerca y al fondo…se oía un ruido. Eso le hizo que pudiéndose mover o no, salir casi corriendo del saco, darse cuenta de que hacía muchíiiiisimo frío y salir corriendo al baño y “rezando” para que por lo menos, eso funcionara. Todavía se maravilló de la casa le había tocado, luego se maravilló más de que hiciera aun, más frío dentro que fuera.

Cuando salió, ya con menos urgencia, se encontró que al lado de sus cosas estaba el hombre que le había dado la llave de la casa el día anterior. En un momento su cerebro se puso a mil. ¿Qué quería? ¿Por qué ella estaba en pijama, con las zapatillas de deporte sin atar, con el pelo alborotado, con la cara de recién levantada y el tipo ese, estaba allí, tan arreglado, abrigado, con pinta de haber dormido no solo bien, sino que cómodamente y de haber tomado un desayuno reconstrituyente y sobre todo, un café calentito? y claro siendo como ella era, seguro que todos estos pensamientos se reflejaron en su cara, porque aquel hombre sonrio, con una media sonrisa que a ella se les antojó, encantandora y muy enigmática.

Antes de que su imaginación pudiera ir más allá, volvió a escuchar su voz, esa voz que tanto le había impresionado la tarde anterior y que ahora mismo se dio cuenta de que había soñado con ella, vamos, que… se estaba poniendo como un tomate, así que mucho mejor, centrarse en lo que le estaba diciendo.

Venía a ver, si necesitaba algo.

La verdad necesitaría que hubiera aparecido dentro de media hora, cuando ya estuviera arreglada.

Teniendo en cuenta de que no tiene usted agua caliente, también venía a ofrecerle, si quería arreglarse en casa – se quedé valorando como se sentiría en el cuarto de baño de un desconocido, luego que él desde ayer por la tarde ERA su vecino y que además, eso de lavarse con agua fría cuando la temperatura que hacía era de un par de grados y según lo pensaba se oyó decir a sí misma – Pues muchas gracias… ¿podemos tutearnos?

A Miguel se les pasó una sombra que desapareció casi inmediatamente.

Claro, por mi no hay problema. ¿Vamos?

Miguel observó a Itziar, mientras ésta recogía el neceser y una pequeña bolsa, preguntándose, qué le habia llevado a ofrecer su casa. Pensó rápidamente, si tenía el cuarto de baño, lo suficientemente recogido y al final llegó a la conclusión de que sí. Todavía no se podía creer que la hubiera invitado. Si ayer, cuando cerró su puerta detrás de ella, supo que mejor sería mantenerse lo más alejado posible. Pero esa mañana, no había podido resistirse en acercarse a ver qué tal estaba. La casa estaba fría y la mujer había aparecido ¡andando!. Lo de repoblar los pueblos era un buen proyecto, pero ¿qué se creerían que es el campo, estos de la ciudad?. Ni siquiera sabía qué es lo que iba a hacer esta mujer. Sabía que se habían apuntado cinco familias. Pero no tenía claro cuales serían las “ocupaciones”. Así el pueblo crecería a ocho familias. Eso sí, de todas las casas que estaban a su disposición, se sorprendió mucho que hubieran escogido de las más destartaladas. De las cuales, la que era casi una ruina era la que en este momento estaba delante de él. Por su mente, cruzó la idea, de lo que podrían llegar a hacer para estropear una casa tan “de su pueblo”. Pensó que quizá habría que haber puesto normas para que se mantuviera el estilo del pueblo, pero le tuvieron cierto miedo a que entonces no se apuntara nadie. Y no sabía qué era peor, que el pueblo se muriera o que le pasara como a Pico Yermo que ahora, lo habían convertido en una especie de urbanización, modernizado, con unas casas “horribles”.

Itziar estaba allí parada, mirando fíjamente al hombre, no recordaba su nombre y ahora le daba cierto corte preguntar. Él la estaba mirando, pero ella tenía la impresión de que sus pensamientos estaban muy lejos. No sabía si moverse o esperar tranquilamente a que volviera de sus ensoñamientos, aunque el frío, estaba empezando a decidir por ella.

De repente el hombre se acercó mucho, tanto que le cogió la mochila y ella no pudo ni protestar y moviendo la cabeza le indicó que le siguiera (qué simpático y educado, se enfurriñó ella) pero le siguió.

 

 

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Patita de goma dijo

Hola cuenta cuentos, me ha parecido un comienzo fantástico, lo cual me molesta enormemente, porque ahora mismo estoy deseando leer más, mucho más……….y con la de cosas que tengo que hacer!!!! así que voy para el siguiente post…..!!!!

Cuenta Cuentos dijo

Gracias Patita de Goma, intentaré ser constante, aunque no creas, últimamente me cuesta mucho que me salgan las letras adecuadas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s