El síndrome de la página en blanco

Su vida estaba arrinuada, era periodista. Siempre se había reido de todo eso que decían o llamaban «el síndrome de la página en banco». Pero ahora estaba para todo menos para risas. No podía ser verdad, le bullían muchas historias por la cabeza, pero en cuanto se ponía delante del ordenador adíos inspiración. Lo había intentando todo, PC, máquina de escribir, cuaderno. Nada, tres líneas y ya está. Era incapaz de seguir.

Se sirvió un whisky, ni borracho era capaz de escribir nada. Prácticamente empapado en alcohol y lágrimas, se quedó dormido. Continúa leyendo «El síndrome de la página en blanco»