El Club de las Canciones: La Libertad

DSCN7780

Hace bien poco, alguien me decía que la libertad sólo existía para decidir a qué se quería encandenar uno.

Y el problema surge, precisamente cuando esa libertad de elección queda cercenada, ya sea por circunstancias externas, ya sea por circunstancias en las que uno se va metiendo sin ser consciente.

La sociedad de hoy, aunque pareciera lo contrario adolece de gran cantidad de libertad. De acuerdo que es nuestra elección, sí, pero chantajeada. Podemos hacer una huegla, podemos plantar cara a este capitalismo salvaje que no tiene miramiento con los esclavos del siglo XXI. Pero nuestra elección de dar de comer a nuestros hijos, de tener un techo, de que se necesita dinero para vivir, nos ata.

Siempre digo que la solidaridad ha muerto. Y que la calle se moverá cuando tenga hambre. Pero hambre de verdad. No cómo estamos ahora, a la “espectativa” de si este sistema, ayudado por los que se dicen de izquierdas, son capaces de reflotarlo. Eso sí, gracias a esos “izquierdistas”, con un intento de que sea más “humano”.

Les saldrá bien?, eso yo no lo sé, pero estoy casi segura de que estamos en un cambio de ciclo y que cómo todo cambio, será movido. Y para eso, tendremos que llegar a tocar “infierno”.

Siendo mi música favorita, la canción protesta, os podéis imaginar que este viernes, me cuesta mucho elegir sólo una canción. Recientemente hablando con Nire, le dije que iban a caer tres, o cuatro, o bueno…

Qué si La’Estaca de Llach, que si Canto a la Libertad de Labordeta, una que no recuerdo el título pero que habla de Askatasuna  de Urko (libertad de en vasco, no vayamos a tocarme las narices en este post, porfaplis), El Pueblo Unido Jamás será vencido. Alguna otra de Victor Jara, o de Paco Ibañez, ¿o una de Raimon? Pi de la Serra… en fins, que me salto tantos…. pero esta mañana pensé, que lo mejor que podía hacer eran dos cosas. Indempendientemente del club, inaugurar una categoría, “Canciones para la Libertad” y por otra, poner una de esas canciones que yo considero, que son el ejemplo de todo lo dicho anteriormente.

Señores, sin más y sin menos, les dejo con La Cantata de Santa María de Iquique (que siendo yo tan mala cómo soy ni recuerdo si es de Quilapayun o de Inti Illimani, perdón por esto…).




Para ver otros participantes ir a El Club de Las Canciones, y si te quieres incorporar al club sólo tienes que decirlo en este post del Rastrillo.

P.D.: Pssss sí, lo sé, sigo teniendo muchas cosas pendientes… casi las mismas que el viernes pasado, pero es que encima estoy haciendo la maleta… y Moscú, si llegas hasta aquí, tampoco me he olvidado de ti… :mrgreen:

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 69 seguidores