Enciso… historia de una acampada ;D

Hace muchos años me fui de acampada a Enciso. La idea era ver las huellas, de la ruta de los dinosaurios.

La idea la saqué de El País Semanal, así que tampoco lo pillé verde del todo, quiero decir, se empezaba a hacer famoso, pero ese verano creo que fue clave, ya que fue a partir del siguiente, cuando el tema explosionó. Fuimos después de los exámenes de septiembre… lo sé porque recuerdo que Rocío se examinaba de mates, y yo me había pasado el verano dándole clases, pero la fecha exacta no la sé aunque sí es fácil de descubrir, por la sencilla razón de que tuvimos la suerte de que fueran las fiestas de Arnedo, el pueblo más grande que hay por la zona.

Bueno, la idea surgió entre Rocío y yo, pero cometí el error de contárselo a mi otra amiga Eva… así que una acampada que iba a ser en plan tranqui, se convirtió en algo un tanto más multitudinario. Se vino su novio Antonio (hijo de puta que luego nos enteramos que la maltrataba), Lucía, amiga de Eva y mía del instituto, Rocío, un tal Iñaki (de este no soy capaz de acordarme de dónde salió) y por supuesto yo.

Con esto supuso que teníamos un coche para seis…, pero como no nos queríamos arriesgar a ninguna multa, dado que casi todos éramos menores y un coche con seis personas, seis mochilas dos tiendas de campaña… vamos, que iba un poco cargadito, seguimos el plan preestablecido. Rocío y yo nos fuimos en autobús, los demás, hacían la compra en alguna gran superficie y nos recogían en Soria y ya eran menos los kilómetros en condiciones extremas.

La primera complicación, fue que no llegaron a la hora, después de estar una hora y media esperando en la estación, nos pusimos en marcha (hay que tener en cuenta que por aquel entonces, no había teléfonos moviles, así que no teníamos ni idea de qué era lo que podía haber pasado). Nos cogieron en lo alto de (iba a decir un puerto… no sé si llegaba a tanto, pero joder con la cuesta arriba, ¡¡¡y llevando la mochila!!!). Primero se habían peleado, luego, hubo un despeñamiento de piedras, se cortó la carretera unas dos horas… vamos, que nuestra acampada empezaba de puta madre, jajajajaja.

Pero afortunadamente, en el momento en que estuvimos los seis reunidos, todo empezó a mejorar. Como íbamos tan apretados, nos paramos en un pueblo que se llama Ruedas de Enciso. Allí, nos encontramos a un lugareño, bueno, mejor dicho, nos encontramos con EL lugareño, ya que nos confensó que era el único habitante del pueblo. Uffff, es increible lo que somos capaces de enrollarnos los habitantes de ciudad cuando nos sacan de ella y encima nos encontramos con alguien tan amable y con tantas ganas de charla. Nos enseñó el pueblo pequeño, las huertas que cuidaba, los paseos que daba, vamos, todo. Si hasta nos enteramos de que el coche del pan pasaba cada dos días.

(Hay que ver lo que me estoy enrollando en esta entrada… y lo que es peor, ¡¡¡con todo lo que queda!!!).

Por fin llegamos a Enciso, y todavía era de día, buscamos un sitio donde poner las tiendas. El trozo de campo era pequeño, estaba al lado de una piedra llega de huellas, las más pequeñas, como una mano nuestra, la más grande, como un pié… y todas rodeadas por pintura. Vamos, nos llevamos una desilusión horrible. Además, estábamos a la orilla de un riachuelo, un riachuelo que no llevaba agua, estaba lleno de tierra y piedras, lo habían taponado los del campamento de trabajo de ese verano, al descubrir y pintar las huellas que en ese momento estábamos viendo. Vamos… que si no fuera, por la excitación de no saber si se nos caerían las tiendas encima por la noche, habría sido una desilusión total. Con las tiendas ya montadas, pasamos por el pueblo, al único bar que había, nos tomamos unos tintos,… en ese momento, estaban a 25 ptas, el tintito… ¡¡¡uoaaaa!!! y encima estaba de vicio… para eso estábamos en Logroño… coño… jajajajaja.

Por la noche, organizamos la hoguera, nos preparamos la cena y luego, mientras comprobábamos que el fuego estaba bien apagado, nos echamos en la piedra llena de pequeñas huellas para ver un sinfin de estrellas. La verdad es que yo cada vez que salgo de Madrid a algún lugar remoto, sin casi luz… me maravillo de lo estrellado que es el cielo… era completamente increible.

Esa noche nos acostamos relativamente pronto, estábamos agotados. Mientras dormíamos, se movió algo la tienda, pero era tal el agotamiento, que no le dimos mucha importancia.

Todos los que me conocen saben, que no necesito mucho tiempo para descansar o dormir, así que esa mañana me levanté temprano y no era cuestión de que despertara a los demás, así que me puse un jersey encima del pijama y con las zapatillas, me dirigí al pueblo.

Aquello fue increible. Entre en la tienda de ultramarinos, el día anterior, habíamos intentado llamar a casa pero la cabina de telefónica no funcionaba. Así que les pregunté, donde había otra o desde donde se podía llamar.

¡¡¡Primera sorpresa!!! – aquí, por supuesto, sube las escaleras, entras en la casa, el teléfono está en el rellano.

Cuando bajé, casi inmediatamente después, les pregunté lo que les debía por la llamada y la respuesta, fue con extrañeza – nada, por supuesto, y diles a tus amigos, que si ellos necesitan llamar, también pueden.

Yo estaba pasmada, encantada y más curiosa que nunca, les pregunté de todo (solo había siete niños en el pueblo), dónde había una fuente (nos salvó la vida, gracias a ella, nos pudimos lavar). Claro que ellos no me iban a la zaga. Nos llamaban los de madrileños y aunque es cierto que veníamos de allí, el grupo estaba formado por un bilbaino, un albaceteño, una catalana, una vallisoletana, una madrileña y una servidora, mallorquina… eso les hizo mucha gracia.

Compré pan, ese día había ido el coche, y me fui a ver si mis compis ya estaban despiertos. Y lo estaban. Al rato nos fuimos al pueblo. Después de la obligada visita de nuevo a la tienda de ultramarinos, donde por cierto, ha sido el sitio donde más barato he comprado el martini bianco, en toda mi vida, se hicieron las llamadas, a la salida, otra sorpresa… ¡¡¡había venido el zapatero!!!, Rocío e Iñaki se colaron en una casa abierta y robaron una escoba de esas antiguas de pueblo, de ramitas (sé que está mal, pero bueno, teníamos dieciseis y diecisiete años… ya sé que no es excusa, pero tampoco me lo iba a callar, esa escoba ha presidido el cuarto de Rocío hasta que se fue de casa de sus padres).

¿Sabéis lo complicado que es ducharse entre toallas y con un cazo, cogiendo el agua de una fuente?… bueno, la verdad es que lo recuerdo como algo genial (aunque quizá en ese momento no fuera así… aunque a juzgar por las risas… quizá sí… bueno… la verdad es que esto da más o menos igual).

Ya organizados nos fuimos a dar un paseo por la ruta corta. Fue genial. No solo por las huellas también encontramos un pueblo que estaban restaurando los del proyecto hombre, luego vimos un lavadero antiguo… una pasada.

Los demás días, la ruta larga, con más pueblos abandonados, las pozas de agua caliente, el monasterio, con sus dulces maravillosos y sus recuerdos horribles (yo le he hecho una colección de rosarios impresionante a mi abuela, jejejeje), visitamos Arnedillo y Arnedo, donde fue que nos enteramos que eran las fiestas, así que a bailar se ha dicho… fueron unas vacaciones geniales.

Apunte 1: Anécdota que me he dejado… la primera noche, las tiendas se movían por las vacas… el pastor se partió de risa de nosotros y nos dijo, que mientras estuvieran allí los madrileños, las soltaría en otro lado (era su terreno, donde habíamos acampado)

Apunte 2: En Clara del Rey hay una zapatería, o por lo menos la había. Un día conocí a la hija del que la puso (hacía un año que la había vendido), en un curso. Hablando y hablando, el dueño de la zapatería Enciso, después de la venta, se había ido a vivir a su pueblo, donde era el único habitante… ¿habéis adivinado quien era?, pues sí, el de Ruedas de Enciso… la verdad es que el mundo es un pañuelo.

Apunte 3: Al año siguiente fui con mis padres y mi hermano a ver las huellas, con ellos solo hicimos el camino corto, el tema ya estaba mucho más turístico, se notaba que ya se estaba haciendo famoso.

Para mi amigo Invisible, Mikel Lasa

Para  mi “Amigo Invisible” Mikel ;)

Tralala lalala…

Me levanté y todavía estaba la Luna en el horizonte:

Cielo

Hacía muuuucho fríoooooooo:

2008 12 151

Pero me fui a dar un paseo por “mi” ciudad….

Paisaje Urbano

Me desayuné en un café:

DSCN3092

Busqué un bonito paisaje para mostrar a mi amigo Mikel

DSCN7870

Luego pensé en invitarle a comer, así que “me” llegué a casa… y le preparé mis espaguettis a la carbonara…

Haciendo los spaguettis carbonara

Aunque como sé que le gusta el buen comer, le puse aperitivos varios, que regamos con vino y cerveza…

Detalle de los calabacines

mejillones

DSCN4381

DSCN2154

Bien comidos, decidimos dar un paseo por mi pueblo:

DSCN2079

Mientras la puesta de sol iba ganando terreno:

Cielo Rosa

Ya en casa, al calor del fuego, hablamos sobre nuestra pasión por las fotos, ya fueran compartidos los temas o no… así hablamos de trucos para fotografíar flores, luces o agua… Mikel me habló de los sanfermines, de la recogida de setas, de su tierra y de las fiestas de su pueblo, hablamos de solidaridad entre los pueblos, hablamos sobre las lenguas, y sobre música, si algo me ha enseñado, cada vez que voy de visita a su casa, es que no conozco Navarra y ver lo que nos muestra con sus fotos, me hace que se me despierte el gusanillo de ir a ver, lo que tanto le gusta, lo que está claro que le apasiona…

Me recuerda a ti

Farola en la noche...

Fotos 882

Fotos 1122

Fotos 1132

Fotos 1123

Y a pesar de que hablamos y hablamos, no se quedó ronco y luego me cantó esta canción:

Así, el regalo del amigo invisible, lo que fue, lo que ha sido, es el placer, de estar con un amigo un día entero… ;) y cómo lo sé y lo imagino, y ambos también hablamos de la situación en Gaza, de la injusticia que es y se está produciendo y ambos deseamos al Olentzero, a los Reyes Magos, y a Papá Noel qué llegue la paz…. (porque si se lo pedimos a la ONU, vamos listos)…

Feliz Amigo Invisible 2008, Mikel, ha sido un placer :D

El amigo invisible…

Para los que estuvieráis en La Comunidad, en Diciembre del 2007, aquel Amigo Invisible que montamos Patita y yo desde El Rastrillo, fue una de esas cosas, que recuerdo con más ilusión.

Era como cuando te llegaban los reyes de pequeño, ibas de post en post, desenvolviendo regalos (aunque fueran de otro y para otro)…

Este año, hemos estado dudando de hacerlo pero al final, nos hemos vuelto a liar la manta a la cabeza. Eso sí, cómo la blogosfera es muy grande, cómo hay personas que han buscado otros pastos, el estar  o no estar en La Comunidad, no es necesario para participar. Cómo luego todo funciona en función de los enlaces, no es indispensable.

Así que si a alguien le apetece participar, aunque ya no ande por allí, por favor, que se apunte en este post…, y que esté atento a las instrucciones y anuncios que irán saliendo en los próximos días.

El año pasado, cuando todo iba sucediendo, varias personas comentaron que era una lástima no haber participado, otros hicieron regalos espontáneos (nosotras, como organizadoras, recibimos unos cuantos también). Pues te diré una cosa… ¡¡¡no te lamentes este año y participa!!! ;)

Compensación…

2008 12 037

Bueno, tras los buuuuu y las protestas de mi post anterior, he pensado que iros enseñando, cómo va mi “volumen I” de Asterix y Obelix, os puede valer cómo disculpa, por no enseñaros cómo ha quedado mi libro de firmas. Esta es la tapa, hay que aclarar que todo está hecho con pied, hierros y oro y mucha paciencia y mucho cariño… le queda ponerle algo de aceite en el gofrado y detalles que aunque ahora parezcan nimios, luego podréis comparar (si queréis) y suele ser sorprendente, como algo tan “sin importancia”, consigue darle tanta vida a una decoración…

Besos a todos, sé que no estoy mucho por aquí, espero que la semana que viene, poder tener más tiempo… ;)

Ayer…

Ayer, tenía muchas ganas de escribir. No me encuentro muy bien (será el tiempo), así que he estado tirada en el sofá, casí todo el día. Reorganizando mis “cosas”, mis planes, en fins, pensando mucho, actuando menos. Pero por la tarde noche, cuando José Carlos soltó la bomba en La Comunidad, me quedé helada. Leer el resto de esta entrada »

Un desastre, soy un verdadero desastre… pero ¡¡¡me gusta!!!

Fotos 298

Ya sé que tiene una sombra, pero me gustó… bueno esta foto es para dar señales de vida y esas cosas… el verano… pasó y tú volverás… (¿no es eso una canción o algo así?)…. pues eso, que ando de vuelta, reorganizándome la vida y eso, pero no queriendo perder ninguno de “mis rinconcitos”…

Besos a todos… me iré poniendo al día con todo, sobre todo con los amigos… ;)

Yo también os quiero mucho a todos (y mi sonrisa es “maliciosa”)

Hoy pensaba en ti y decidí prepararme un café…

DSCN6464

No me gusta la sacarina en el café, le deja un sabor raro, eso sí, tenía el móvil cerca, por si me se te ocurría llamarme, ya sabes, de esa forma tan “inoportuna” (no lo eres nunca, pero parece que el mundo anda a la contra…
DSCN6463

Así que lo acompañé con unas barritas de esas, con mantequilla…

DSCN6461

Qué da igual, lo pidas con mermelada de fresa, siempre te traen otra y tienen que dar otro paseo, eso cuando no se olvidan también del vaso de agua, pedido al principio…

DSCN6462

Y por fin, terminamos el café, esa sensación de relax que da el haberse tomado un desayuno, merienda o cena (siempre me ha gustado la cena desayuno), a gusto…

DSCN6470

Va por ti, qué lástima no poder “mandarte” también el aroma…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 67 seguidores